Isabel Pantoja

anterior siguiente

biografía

Isabel Pantoja
Hasta que se apague el sol

Hay canciones que aseguraron serían inolvidables, y ya las hemos olvidado. Hay discos que consideraron, a su salida, serían perennes obras de arte y están ya en tiendas de saldo. Hay artistas que nos dijeron eternos y hemos perdido hace años. Y también hay artistas, canciones y discos que año a año, concierto a concierto, álbum a álbum, no solo se mantienen sino que engrandecen su figura. Y a esa categoría, que solo logran los más grandes, pertenece Isabel Pantoja y cada uno de sus más de treinta discos y a las casi cuatrocientas canciones que ha grabado a lo largo de su dilatada y fecunda carrera musical.

Isabel Pantoja es una de las figuras más importantes que ha dado la canción en España. Tanto si hablamos de copla, el género que cultivó en sus primeros años, y que hasta la actualidad sigue cultivando, como en la balada que consiguió exportar a todo el mundo y los ritmos latinos que la acompañaron en sus últimas grabaciones. Más importante que las frías cifras de ventas, giras, espectáculos, condecoraciones, premios o números uno en todo el mundo. Más allá de sus conciertos que han seguido millones de personas a lo largo de su carrera. Más allá de su extraordinaria popularidad -es una de las personas más conocidas de nuestro país- está su calidad y su calidez humana.

Y ahora, vuelve.... El título de su nuevo disco parece premonitorio: "Hasta que se apague el sol".  

Aunque no sea lo más importante de su biografía, los datos ayudan a entender mejor al personaje. Isabel está considerada como una de las figuras más emblemáticas de los últimos cuarenta años del panorama musical español con notable repercusión internacional. Estudió con los maestros Rafael de León y Juan Solano, dos grandes referencias de la copla y que fueron autores en este estilo musical. También cantó a otros grandísimos autores como Jose Luis Perales y Manuel Alejandro, para finalmente encontrase con Juan Gabriel en la actualidad. Sus ventas discográficas son millonarias, más de 50 discos de platino que le reconoció y entregó la SGAE así como el Disco de Diamante y todos los galardones y reconocimientos otorgados en muchos a lo largo y ancho del mundo, aunque ella siempre ha valorado por encima de todos el reconocimiento de su público que es sin duda el mejor premio que ella ha obtenido en su dilatada carrera.

"Hasta que se apague el sol" es un disco grabado de la mano, y con todas las canciones, de Juan Gabriel. El mexicano fue un ídolo en todos los países de habla hispana donde triunfó como compositor, cantante y productor. Sus éxitos fueron innumerables porque en sus canciones supo mezclar la belleza y la pasión, los sentimientos más a flor de piel con reflexiones más profundas que te dejan un poso para seguir pensando y saboreándolo cuando la canción se acaba.

Son doce canciones de Juan Gabriel, que Isabel canta por primera vez. Con esa habilidad especial, esa afinidad espiritual que tenían ambos para que parezca que en ellas se cuenta todo sobre ellos, que son personales e intransferibles, pero que a la vez hablan de emociones y situaciones universales de esas que nos conciernen a todos.  

"Hasta que se apague el sol" no es un disco monotemático, ni en los argumentos, ni en las historias, ni en las melodías ni en los ritmos ni en los arreglos. Hay canciones en tiempo de tango pero las hay también con sabor a baladas y hasta un tema puramente discotequero, "Debo hacerlo" que en sus casi once minutos permiten todas las emociones. Incluso que Kiko Rivera debute en un dueto con su madre con un rap muy sentido y divertido, dedicado a ella. Hay también una doble versión de "Luna" la primera con un acompañamiento acústico-sinfónico y otro a toda orquesta. Isabel canta un homenaje a su madre en "Te Lo Pido Por Favor". 

"Hasta que te conocí" Habla de mentiras y traiciones. Y también del amor más puro y entregado. Pero lo que dice nos atañe a todos, habla de nuestras cosas, de nuestros sentimientos, de lo que nos dicen la luna y las flores, de los buenos y malos momentos, de lo que uno siente, ha sentido, o va a sentir a lo largo de su vida. 

"Hasta que se apague el sol" es un gran álbum. El que su público esperaba, tras este paréntesis de silencio musical. Una brillante colección de canciones que pronto se adueñarán de nosotros. Es pura Pantoja en todos sus sentidos y con todas esas virtudes que siempre han apreciado sus incondicionales seguidores.

HASTA QUE SE APAGUE EL SOL

CANCIÓN A CANCIÓN


1. ABRÁZAME MUY FUERTE
La protagonista de la canción repasa su pasado y duda si lo que ha vivido ha sido sueño o realidad. Parece un enfrentamiento entre dos grandes fuerzas: una, positiva, es el amor. La otra, naturalmente contrapuesta, es el tiempo. Y es en el amor donde se encuentra la redención. “El tiempo ha hecho estragos en mi gente y en mi persona” dice uno de los versos. Y en otro lugar, “quiero agradecerte, amor, todo lo que me has dado”. ¿Se trata de una persona determinada o es del amor en general, como esa fuerza capaz de redimirnos?

2. POR LA SEÑAL DE LA CRUZ
Ritmo enérgico y una interpretación poderosa y convincente. Es un tango muy bien marcado que casa perfectamente con la idea del texto. Un canto de autoafirmación: “Tú no me amaste” o “tú me hiciste ver el infierno” dice en momentos del tema. Pero se salva gracias al “amor propio que mi padre me inculcó”. La idea de sufrimiento personal y de su superación se comparan en algunos momentos a la relación entre la cantante y la religión. Es casi una oración y un agradecimiento a lo que aprendió de la cruz y la pasión.

3. HASTA QUE TE CONOCÍ

En “Hasta que te conocí” aparece también, bien entrada la canción, el ritmo del tango. Pero este es menos pasional, más solemne. En la canción se contrapone una infancia y una vida, en general feliz “yo jamás sufrí, yo jamás lloré, yo era muy feliz”, hasta que aparece el sentimiento de soledad, de desamparo “sabía de la belleza de la vida, pero no de soledad”.  Y ese cambio se debe a la aparición del ‘otro’. No sabe “si valió o no la pena haberte conocido” e incluso afirma que “no te debí amar jamás”. Por primera, pero no única vez, en el disco, aparece la figura de la madre “sabía de ternura porque a mí, desde pequeña, eso me enseñó mamá”.

4. LUNA (VERSIÓN ACÚSTICA)
Es la primera versión del disco, que cierra con otro formato de esta misma canción. Naturalmente esta primera es más delicada y sentida, no en vano se hace acompañar de menos instrumentos, aunque no desmerezca frente a la interpretada a gran orquesta. El argumento es sencillo: la intérprete utiliza a la Luna como intermediaria para declarar su cariño a la persona amada. La considera una especie de amiga íntima “tú que sabes de soledad” a quien contar sus cuitas, su amores y su temores.

5. DEBO HACERLO (FEAT. KIKO RIVERA & ZONA PRIETA)
Zona Prieta es un trío colombiano de gran éxito en Latinoamérica. Kiko es aquel niño que cantó un verso en brazos de su madre en el concierto de reaparición de Isabel Pantoja tras su viudedad. Ambos, Kiko y Zona Prieta, colaboraron con la cantante en este largo tema, casi once minutos, de cálido sonido tropical. La canción tiene ese tipo de ritmo que hace furor en las discotecas. Los colombianos y Kiko participan como raperos en un tema que tiene de todo: ritmo discotequero, toques de guitarra andaluces y la gran voz de Isabel dispuesta a encontrar un buen amor: “si en el mundo hay tanta gente diferente, una de esa tanta gente me amará” dice en un momento de la canción. Pero quizás en este tema el texto no es fundamental. Es una celebración del baile, de la vida y del amor.

6. TE LO PIDO POR FAVOR
La canción más entrañable del disco. La introducción con un melancólico bandoneón y un elegante teclado crea el ambiente buscado. Luego, unos coros femeninos de corte clásico acompañan esta rogativa de Isabel a su madre: “necesito cuidados”, “no me dejes ir sola, necesito de ti”. Una canción llena de gratitud a la mujer que le dio el ser y la ha cuidado desde siempre. Isabel Pantoja logra una interpretación estremecedora con un gran final en el que aparece por fin la protagonista de la canción: “pero no me dejes nunca, nunca mamá”.

7. DÍMELO
En esta canción la intérprete se harta de palabras y fingimientos y pide claridad. Y desde el primer verso “Si me quieres, si me amas, dímelo”. Harta ya de mentiras, disimulos, circunloquios, pide una respuesta clara y urgente: ”no lo dejes para mañana”. Pero la frase definitiva, la que marca la canción es rotunda: “Es verdad que yo te adoro… pero más me quiero yo”. Harta de manipulaciones, aprovechamientos, decide tomar la iniciativa y poner las cartas sobre la mesa. “Tú te crees que soy tu tonta. Ya ves que te equivocas, lo que no tenía es valor”. El autor sabe que los artistas atraen por su fama y su popularidad a gentes que no merecen su atención.

8. HASTA QUE SE APAGUE EL SOL
Es la que da título al disco completo. La cantante tiene un sueño, una premonición: sueña que él la deja. Y una vez despierta, todavía dominada por esa sensación de abandono, pide a su pareja que la abrace, que prometa que nunca va a dejarla. Los cinco últimos versos de la canción son antológicos:
 Para siempre voy a amarte
 Hasta que se apague el sol.
 Hasta que se acabe el agua
 Hasta que se acabe el aire
 O hasta que me muera yo.


9. AHORA QUE TE VAS
Una nueva canción de ruptura. La artista piensa que la relación que mantiene es un cautiverio, que se acabó eso de perdonar idas y venidas, abandonos y reconciliaciones. Y le acusa con dureza, con crudeza: “Fuiste un desagradecido, mal amante, mal amigo y un profesional de la mentira”. Hay un toque personal en la frase “Si escuchas mis canciones, no vayas a llorar. A esa que escuchas por la radio solo le diste un cruel calvario”. Y lo remacha: “y un amor infiel lleno de heridas”.

10. DEL OLVIDO AL NO ME ACUERDO
Todo el talento de Juan Gabriel reluce en esta canción. Y será el primer single y  punta de lanza de este nuevo y muy esperado lanzamiento de Isabel Pantoja. Hace años, cuando comenzaba su carrera, escribió todo un clásico de la canción mexicana: “Se me olvidó otra vez”. Lo han cantado todas las figuras de la música romántica. El autor la ha incrustado de forma magistral en este álbum de Isabel Pantoja donde se juega al recuerdo y al olvido. Después de una primera parte absolutamente nueva, la música engancha con naturalidad con aquel verso “se me olvidó otra vez que solo yo te quise”. Y en este juego de olvidos y recuerdos, Isabel hace suya la canción.

11. DIME QUE ME AMAS

La dualidad que equipara, en una canción, el amor a un hombre con el que profesamos a la naturaleza da un resultado irresistible cuando el autor tiene talento. Y esa combinación se da en este bolero donde las flores –rosas, madreselvas, nardos, buganvillas, lirios, amapolas y azucenas- dan paso a las aves, las estrellas, el campo y la primavera en una especie de aproximación, como si de círculos concéntricos se tratase, que convergen en la declaración de amor profundo de los últimos versos: “Así yo te amo, como el sol al mundo, con amor profundo, dime que me amas, amor de mis amores”.

12. LUNA
Es la otra versión, con arreglos más elaborados, del tema que figura en el cuarto corte del disco en formato acústico. La cuerda da de nuevo el ambiente para que la voz encuentre más apoyo instrumental y la canción fluya con naturalidad. La Luna sigue siendo la cómplice de ese amor en el que hace de intermediaria.

noticias

Más noticias
Política de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.